Nuestra historia

El instrumento de formación pastoral que queremos presentar en esta web, hemos comprobado que es una buena ayuda para los matrimonios. Nos ha parecido conveniente darlo a conocer, compartirlo, para que la idea se difunda, y pueda ayudar a muchas más familias.

Hay un pasaje de la historia, que a los autores de este libro nos contaron en Tierra Santa, y que pienso que viene a cuento con este asunto.

Los manuscritos del Qumrán salieron a la luz después de estar ocultos durante siglos. Corría el año 1946. Un pastor beduino había sacado sus cabras a pastar por los montes que rodean el Mar Muerto, para que se alimentaran con las pocas plantas que había en esos riscos secos y con poca vegetación. En el tedio de una de esas jornadas interminables, con un sol de justicia, cayendo sobre el secarral de aquella tierra, buscó una sombra donde poder refrescarse. Allí se puso a probar la fuerza de su honda, y comprobar hasta dónde alcanzaba. Tras varios intentos en los que cada vez llegaba más y más lejos, de pronto, escuchó un ruido extraño, seco, cuando una de esas piedrecillas que tiraba entró -por su buena puntería- en el interior de la cueva. La tapa de cuero que cubría una vasija que allí se encontraba, no se sabe muy bien por qué, amortiguó el sonido. Al abrir el recipiente descubrió algo que el pastor no tenía ni idea de qué era, pero que intuía valioso. Acababa de sacar a la luz ni más ni menos que los famosos manuscritos del Qumrán.

Nuestro descubrimiento, la Itv Matrimonial, no es ni mucho menos tan importante, pero cuando lo escuchamos en aquel mismo lugar, los tres pensamos los mismo: que compartíamos la genial casualidad de las Itv con tan magno acontecimiento. Pensamos que cuando organizamos la primera Itv, no éramos del todo conscientes del instrumento tan fantástico que teníamos en nuestras manos, ni de cuánto iba a ayudar a los más de mil matrimonios que pasarían a lo largo de estos cinco años por estas jornadas de formación. Y todo esto nos lo recordó la historia del descubrimiento de los famosos manuscritos.

La historia de las Itv Matrimoniales y la del Qumrán, comparten el hecho de que en ambas intervino la casualidad. Si en el Qumrán, fue la pericia del pastor, en el caso de las Itv, al hecho que propició el descubrimiento bien se le podría denominar la historia de un fracaso

A todos nos ha pasado alguna vez que organizas una actividad que luego no sale adelante. ¡Quien no ha “fracasado” alguna vez en alguna iniciativa que ha emprendido! A nosotros nos sucedió con un retiro para los matrimonios de la parroquia de San Manuel González, en San Sebastián de los Reyes. Eran dos tandas, y aunque la primera se llenó, en la segunda no se apuntó nadie. Bueno, nadie no; se apuntó un matrimonio, Sonia y Javier, a los que, lógicamente, teníamos que decirles que el retiro se suspendía. 

Y eso hicimos, o mejor dicho, eso intentamos hacer.

“Es imposible ¡no nos podéis hacer esto! -nos dijeron, llenos de pena-. Después de un montón de tiempo hemos conseguido ponernos de acuerdo para irnos un fin de semana los dos juntos y ¿ahora se suspende? Hemos cambiado los planes; a los niños nos los van a cuidar sus abuelos, y en el trabajo hemos conseguido organizar las cosas para que nos quedase libre este fin de semana. Y ¡resulta que se anula!… ¡Tenéis que pensar algo!” 

Y ahí quedó la cosa.

Con la pelota en nuestro tejado y la insistencia de Sonia, sólo comparable a la de la mujer de la parábola del Evangelio que pedía justicia al juez inicuo, nos pusimos a pensar qué podíamos hacer: unas jornadas para matrimonios, una charla de formación, alguna conferencia … Algo con cierto atractivo y que sirviera además para formarse en algunos aspectos fundamentales del matrimonio. Al final dimos con una fórmula que pensamos que podía tener tirón: ¡organizaremos una Itv Matrimonial!

La idea del nombre no era de creación propia, sino que la habíamos adoptado de las jornadas para matrimonios que tenían lugar en la parroquia de Nuestra Señora de Caná, en Pozuelo, pero adaptadas a las urgentes necesidades que nos apremiaban.  

Con muy poco tiempo por delante, preparamos esa jornada. Lo avisamos a los que buenamente pudimos y acudimos a personas expertas en estas cuestiones, para que dieran alguna charla práctica y concreta que pudiera servir a los asistentes. De esta forma, pensamos, que conseguiríamos calmar los ánimos de ese matrimonio que nos pedía la actividad, a quienes -todo hay que decirlo- no sólo les encantó la idea, sino que además nos ayudaron a promoverla entre otros matrimonios amigos. 

Era el 18 de abril de 2015. Asistieron unas 20 familias, y pasamos un día estupendo. Nos sorprendió la facilidad con la que en tan poco tiempo se llenó aquello de gente, y nos dimos cuenta de que la “fórmula” era muy atractiva: ¡tenía gancho!

Al acabar las dos primeras sesiones, de manera improvisada, surgió un rato para que cada matrimonio, pudiera tener una charla entre ellos sobre contenido de las sesiones, y entregamos unas preguntas que habíamos preparado con los ponentes, para que les sirvieran. El formulario que les entregamos, le dimos la forma de test, como el que te hacen cuando pasas la itv del coche. Los matrimonios se fueron encantados, así que decidimos repetirlo al año siguiente.

Nos propusimos hacer dos jornadas de formación al año, y abordaríamos diferentes temas referentes al matrimonio: comunicación, vida conyugal, espiritualidad, comentario de documentos del Magisterio sobre la vocación matrimonial…

Con el paso del tiempo fuimos creciendo, y como el lugar donde las organizamos podía acoger a muchas más familias, no pusimos límite alguno a las inscripciones. Con el paso del tiempo el número de asistentes fue creciendo. Nos dimos cuenta de que muchos repetían, y que podíamos ir mejorando algunos aspectos organizativos, pero sin perder el ambiente familiar con el que empezaron estas jornadas. Este carácter cercano, le daba un aire familiar a la jornada que no queríamos perder, y que nos permitía poder ayudar individualmente a cada una de las familias que acudían a las Itv Matrimonial.

La comida es un momento fundamental para conocernos. Allí se intercambian experiencias, se pasa un rato agradable, y surge espontáneamente la idea de hacer un grupo de matrimonios con sus amigos, o formar parte de otro ya existente. Algunos de los asistentes a estas jornadas se han ido con la idea de montar otras Itv o iniciativas similares. Han empezado ya en muchos sitios: Tres Cantos, Toledo, Madrid, País Vasco, etc… La gente, no sólo se va encantada, sino que pregunta cuándo va a ser la siguiente Itv Matrimonial, porque quieren repetir. Esto nos ha hecho fijar siempre en cada Itv la fecha para la siguiente, y en la pegatina de la itv pasada, que les entregamos al final a cada matrimonio, aparece ya la fecha de cuándo hay que renovar la siguiente: ¡las Itv tienen siempre fecha de caducidad!

Esperamos que con el paso del tiempo puedan ser muchas más las familias que asistan y puedan seguir formándose y compartir experiencias, en un tema tan esencial como es el matrimonio. 

El Papa Francisco dice al respecto que “el cuidado pastoral es mucho más eficaz cuando el acompañamiento no termina con la celebración de la boda, sino que “escolta” al menos durante los primeros años de la vida conyugal. A través de coloquios con la pareja y con la comunidad, se trata de ayudar a los cónyuges jóvenes a adquirir las herramientas y los apoyos para vivir su vocación. Y esto solo puede suceder a través de un camino de crecimiento en la fe de las parejas mismas. 

La fragilidad que, bajo este perfil, se encuentra a menudo en los jóvenes que se acercan al matrimonio hace que sea necesario acompañar su camino más allá de la celebración de la boda. Y esto, -nos dice otra vez la experiencia-, es una alegría para ellos y para quienes los acompañan. Es una experiencia de alegre maternidad, cuando los recién casados ​​son objeto de los cuidados solícitos de la Iglesia que, siguiendo los pasos de su Maestro, es una madre atenta que no abandona, no descarta, sino que se acerca con ternura, abraza y alienta”.

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: